The Glossy Girls » Rumbo a Japón (primera parte)

13 abril 2016

Rumbo a Japón (primera parte)

Buenos días,

Hoy os quiero contar mi viaje de la semana pasada a Japón, porque ha sido uno de esos destinos más especiales que he visitado en mi vida. Uno de esos viajes que marcan un antes y un después y que, sin duda, suponen una experiencia única por lo diferente que es esta apasionante cultura.

Nuestro destino base fue Osaka. Antigua capital de Japón pero no tan turística como otras. Nada más bajarte del avión ya te das cuenta que has aterrizado en el país del silencio porque a penas se oía un murmullo pese a ser las 9 de la mañana. Todo el mundo caminaba tranquilo, sin prisas, en orden. Las colas está siempre perfectamente alineadas, en las escaleras mecánicas todo el mundo ocupa su sitio: los que se dejan llevar, en el lado derecho y los que tienen prisa, van subiéndolas por la izquierda. Nadie molesta a nadie.
Después de pasar el finger vi un cartel que me daba la bienvenida: Welcome Mrs. Paola Sáez de Montagut. Inmediatamente pensé que vaya recibimiento tan especial por parte de Rituals, la marca que nos llevaba hasta allí para descubrir sus novedades, pero más tarde me di cuenta que era porque mi maleta se había quedado en Paris, así que era una especie de preparación amistosa para que no me tomase mal la noticia. Una idea fantástica porque después del cuarto cartel el enfado se me había pasado. En la cinta de equipaje me esperaba un señorita muy amable que me explicó cómo rellenar la reclamación y me acompañó hasta la salida. Está claro que que te pierdan la maleta no es agradable, pero si en vez de darte cuenta que no aparece en la cinta de salida, una señorita te explica lo ocurrido, resulta mucho más fácil.

Tras 50 minutos de viaje por carretera, una autopista de peaje sin más en la que, como no, cada coche va por su carril y no hay pitidos ni sobresaltos, por fin llegamos al centro de Osaka. Una ciudad que vista desde lo alto (mi habitación del hotel St. Regis estaba en el piso 21) se parece mucho a Nueva York, pero que en cuanto pisas la calle te das cuenta que estás en otro mundo.
OsakaAntes os he contado lo de la maleta porque lo bueno de que no llegase a tiempo, fue que nada más llegar al hotel tuve que salir pitando en busca de algo de ropa para ponerme durante los próximos días. Bajé a la recepción y me dijeron que caminase recto por la misma calle del hotel hasta que me encontrase con una gran avenida con tiendas tipo Uniqlo, H&M, Zara…
El paseo hasta las grandes tiendas fue apasionante. La calle que me llevó hasta la gran avenida se trata de la calle Shinsaibashi, un paseo con arcadas repleto de las tiendas más extrañas con las que me he encontrado jamás. La apariencia por fuera son locales de todo a cien, en los que encuentras desde detergente hasta artículos para mascotas y en los que, como te despistes, te puedes pasar curioseando por sus estanterías horas y horas.

La parte que más me divirtió fue la de productos de belleza, porque encuentras toda clase de frikadas que allí te parecen súper útiles pero que luego en casa os aseguro que no utilizas ni la mitad. Algo que sí que me encantó y me va a dar pena quedarme sin ellos son los algodones y las gamuzas faciales que tienen. Los algodones son mucho más mullidos que los de aquí (aunque eso quiere decir que gastas el doble de producto) y los hay de colores muy divertidos, aunque yo opté por los blancos porque me gusta ver si sale limpio después de aplicarme el tónico. También me llamó mucho la atención la cantidad de mascarillas que hay, la mayoría con dibujos o formas animales bastante cómicas.
Otra parada obligatoria son los pasillos de comida. Aunque no entiendes ni la mitad, con los dibujos te puedes hacer una idea de las cosas tan raras que come esta gente. Ejemplo de ello son estos snacks de pescado deshidratado:
IMG_6221Dos días más tarde fuimos a un supermercado y me llamó la atención que la mayoría de los puestos son de comida para llevar porque, como nos contó nuestra guía local, lo normal es que la gente compre la comida preparada y se la tome en casa porque los japoneses odian cocinar. ¡Y nosotros empeñándonos en apuntarnos a clases de cocina para aprender a hacer sushi!

Después de recorrer esta singular calle, llegué a la gran avenida. Que una vez más, me volvió a recordar a NYC: tiendas enormes, carteles luminosos por todas partes y un ir y venir de gente llena de bolsas… Os recomiendo que hagáis parada obligatoria en Uniqlo porque es mucho más barato que en Europa y tiene muchísimas más colecciones. A mí de Uniqlo me encanta la ropa interior, las camisetas de algodón, los calcetines y los jerséis de cashmere. Para hombre los pantalones chinos elásticos y los polos, son muy buenos básicos.

Después de mi súper paseo, volví al hotel para darme una ducha, ponerme ropa limpia y bajar a cenar. Tengo que hacer mención especial a los retretes japones, la mayoría de la marca Toto. Sé que es un comentario un tanto escatológico pero quien va a Japón y los prueba, lo comenta. Lo divertido es que están calentitos y que tienen un mando para que actives toda clase de chorros con diferentes intensidades. ¡Son un puntazo!

La cena del primer día fue en un restaurante francés. Al llegar me dio un poco de pena, pero después lo agradecí porque la comida japonesa me pareció bastante monótona, así que viene bien alternar con comidas más europeas.

El lunes que viene os cuento como fue en segundo día en Kyoto.
Paola
@paolasaezdemontagut

 


Etiquetas: , , ,

6 Comentarios

  • 1. Mery  |  13 abril 2016 - 08:49

    Porfa, nos podrías mostrar alguna de las prendas que te compraste … ¿? Gracias Paola 🙂 !!

  • 2. María  |  13 abril 2016 - 09:15

    Vivo en Japón desde hace muchos años y leer tu post me ha dejado alucinada. Primero, te aseguro que Osaka es una de las ciudades más turísticas para los los propios japoneses y extranjeros. Es la tercera ciudad más grande del país.
    Fue la capital durante tres años únicamente, de 652 a 655. Quizás te confindes con Kioto, que sí es conocida como la antigua capital.
    ¿De verdad has visto que vendan mascotas en las tiendas de todo a 100? Jamás lo he visto. ¿No querrías decir artículos para mascotas?
    Lo que de verdad me ha sorprendido es que digas a la ligera que lis japoneses odian cocinar. Creo que no has conocido a muchos. A mychísimos japoneses les ENCANTA cocinar, es la gente más joven o quienes deben cenar y comer en la oficina quienes la compran por falta de tiempo. Te aseguro que si conocieras bien cómo cocinan muchos de ellos no habrías escrito tal cosa al igual que nunca habrías escrito que la comida japonesa es monótona. Qué barbaridad. Puede que a ti no te guste pero te puedo decir que no sólo es variada (más que muchas de otros países) sino que es excelente. Una pena que no la hayas conocido bien o que sólo te hayan llevado a lugares para turistas. De verdad, lo que has escrito no es cierto.
    Y por cierto, tenía entendido que Rituals es una marca española. A día de hoy sus productos no se venden en Japón.un saludo y espero que tu próximo podt sea más preciso y justo con Japón.

  • 3. Paola Saez de Montagut  |  13 abril 2016 - 16:26

    Hola María,
    Siento que el post no te haya gustado ni parecido una buena descripción del viaje. Te he escrito un mail, como hago con todos los comentarios, pero tu correo es falso…

  • 4. Nuria Alvarez  |  13 abril 2016 - 21:02

    Muchisimas gracias por este post, nos haces viajar un poquito

  • 5. María  |  13 abril 2016 - 21:47

    Hola, Paola.
    Pues puedes enviármelo de nuevo a esta dirección o escribirme en los comentarios tu respuesta.
    Un saludo

  • 6. Ana  |  14 abril 2016 - 01:19

    Respondiendo a Maria, Rituals es holandesa. Te aconsejo tu también a indagar un poco antes de hablar.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


9 + = quince

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS